21 ene. 2010

Ni negro, ni blanco. Más bien tirando a gris oscuro.

Morderse la esquinita inferior derecha del labio o la uña del dedo gordo de la mano izquierda no puede ser algo bueno. Aunque el estómago salte, la pierna marque un ritmo compulsivo y aparezca la sonrisa nerviosa. No puede ser algo totalmente bueno.